Psicología


La psicología en Rehabilitación
El rol del psicólogo en la rehabilitación comprende:

La evaluación psicológica:

Evaluar el nivel intelectual y capacidades yoicas en función de los aprendizajes que el paciente va a efectuar en los diferentes tratamientos; evaluar personalidad previa y actual como consecuencia de la discapacidad; evaluar las motivaciones, ansiedades y conflictos que genera en el paciente la incorporación de prótesis, sillas de ruedas, etc.; evaluar aspectos sanos de la personalidad que permitan al paciente la reestructuración de su rol socio-familiar; evaluar situaciones de conflictos producidas en el paciente en relación a su vínculo con los profesionales que lo asisten y evaluar el grado de ubicación del paciente en sus secuelas y la capacidad para recibir información respecto a su pronóstico.

Orientación y tratamiento psicológico del paciente como de su familia:

elaboración del significado que el paciente otorga a su discapacidad; disminuir la ansiedad generada por las pérdidas propias de la discapacidad que dificulta su colaboración en el tratamiento; orientar al paciente a elaborar un nuevo proyecto de vida acorde con sus limitaciones y posibilidades, aceptando su situación actual; aumentar el control sobre su propia vida a través de técnicas específicas; preservar las relaciones familiares y sociales; coordinar grupos de orientación a pacientes; disminuir angustias y lograr una estabilidad emocional y autoestima; aprender a convivir con la enfermedad y obtener una mejor calidad de vida. En cuanto a la familia, se la orienta a fin de favorecer la reestructuración de roles que permitan la mejor reintegración del paciente al grupo familiar; orientarla a fin de ayudarla a elaborar un nuevo proyecto vital, teniendo en cuenta la pérdida ocasionada por la discapacidad; psicoeducación familiar; contención y ayuda para que el paciente logre la mayor independencia posible.

La participación en el equipo de rehabilitación:

para intercambiar opiniones respecto de la evaluación y orientación, en función del plan de tratamiento general; dar opinión específica de su profesión, respecto de la conducción adecuada del paciente y grupo familiar, aspectos de conflicto que pueden incidir en la colaboración del paciente con su tratamiento, motivaciones y áreas de interés del paciente que pueden ser usadas en beneficio de su tratamiento, tipo de estimulación que requiere el paciente en función de su grado de independencia, iniciativa y/o dependencia, grado de tolerancia a la frustración que tiene el paciente, a fin de encarar y dosificar la información que se le brinde acerca de sus posibilidades de rehabilitación.

 

NeuroPsicología

La neuropsicología es una disciplina integrada en las neurociencias. Se encarga del estudio de las relaciones entre el cerebro y la conducta y se interesa fundamentalmente del estudio de los procesos psíquicos complejos como son lenguaje, percepción, memoria, atención, lectura, escritura, cálculo y funciones ejecutivas, entre otras. El abordaje neuropsicológico tiene tres propósitos fundamentales. El primero es el clínico, a partir del cual el profesional actuante reconocerá las diversas funciones cognitivas y su procesamiento. El segundo es el diagnóstico porque a partir de la evaluación neuropsicológica se buscará obtener un perfil de capacidades conservadas o alteradas y el tercero es el terapéutico.

Evaluación neuropsicológica

La importancia de un diagnóstico que conjugue la interpretación del procesamiento cognitivo con los resultados de una correcta evaluación neuropsicológica permitirá elaborar un plan terapéutico adecuado y particular para cada persona.

Se pueden diferenciar varios objetivos de la evaluación neuropsicológica:

  •  Contribuir con el diagnóstico

  • Evaluar las consecuencias de una enfermedad ya diagnosticada

  • Describir el funcionamiento cognitivo actual del paciente, determinando las capacidades alteradas y aquellas preservadas

  • Planificar un tratamiento de rehabilitación cognitiva

  • Valorar los efectos de un tratamiento

  • Objetivar cambios en el tiempo

  • Brindar información para el cuidado y seguimiento del paciente

  • Brindar información y asesoramiento a los familiares del paciente.

 

Rehabilitación neuropsicológica

Es la aplicación de procedimientos y técnicas de utilización de apoyos, con el fin de que la persona con déficits cognitivos pueda retomar de manera segura, productiva e independiente sus actividades cotidianas. La rehabilitación debe ser individualizada, requiere del trabajo conjunto de la persona, la familia y los terapeutas. Debe centrarse en alcanzar metas relevantes de acuerdo a las capacidades funcionales de la persona y, mediante mutuo acuerdo, debe incorporar cambios en las capacidades funcionales y tener en cuenta los aspectos afectivos y emocionales que conlleva el daño cognitivo, además de un componente de evaluación constante.

Es importante tener en cuenta a la hora de planificar, aplicar y evaluar un programa de rehabilitación, los procesos subyacentes al daño y su evolución, identificar fortalezas y debilidades y el estilo de vida premórbido; realizar una evaluación completa de las capacidades cognitivas preservadas y alteradas; evaluar las demandas y los apoyos disponibles en el ambiente actual y futuro; evaluar el nivel de conciencia y la capacidad de autorregular las emociones y conductas; evaluar el estilo de afrontamiento y las respuestas emocionales a retos y fracasos cognitivos; evaluar la capacidad de aprendizaje y aprovechar las formas de cada individuo para aprender fácilmente; evaluar el grado de comprensión que tiene la familia acerca de las dificultades cognitivas y conductuales, la naturaleza y la cantidad de apoyo que pueden brindar y sus expectativas hacia el tratamiento.

 

Profesionales disponibles:

-

 

Solicite turno llamando al  011 5197-4249